Quién hay detrás del uniforme?

Deportistas, amantes de la naturaleza, nómadas, aventureros, personas que algún día dijeron: “Voy a ser profesor de esquí”, y ahora lo son.

Jóvenes y no tan jóvenes con vocación, psicología y dotes de comunicación, que aman la nieve y la docencia que imparten. Da igual si es esquí o snowboard, freestyle o freeride, telemark, da igual, la aman.

Todos con titulación técnica reconocida y en continua formación. Algunos, cada vez más, con estudios superiores, varios idiomas e incluso diferentes modalidades. Profesionales con espíritu de superación.

Gente del mundo compartiendo vestuario, a veces, a miles de kilómetros de sus familias. Tan distintos y tan iguales a la vez.

Disfrutamos enseñando a esquiar a nuestros alumnos. Compartir con ellos la sensación de paz y libertad que dan las montañas y que terminen su clase con ganas de seguir aprendiendo es lo que más nos satisface.

Nos encanta esquiar, ¡si es nieve polvo mejor! Y muchas mañanas contemplar tu oficina blanca es el mejor regalo.

En verano, algunos viajan al hemisferio sur para hacer doble temporada, otros se trasladan a zonas de costa y trabajan como profesores de otros deportes, en la hostelería u otros gremios. Algunos tienen sus propios negocios.

Así es nuestro estilo de vida, con ventajas e inconvenientes, pero nada que unas buenas bajadas de sol y “powder” no te pueda compensar.

¿Dónde estabas tú cuando lo dijiste por primera vez?